Advertisements

Feminismo y Moda por 3 grandes mujeres de la historia

A estas alturas ya sabes que en Animosa no diseñamos moda, sino empoderamiento femenino. Creemos en la capacidad de la ropa para expresarnos y cuidamos cada detalle para que llevarla nos haga sentir poderosas, por dentro y por fuera. Y eso no es una frivolidad. Feminismo y la moda, ¿conceptos opuestos o campos que se tocan? ¿Tú que opinas? Grandes feministas como Emilia Pardo Bazán o Virginia Woolf tenían una estrecha relación con la moda. Hoy te lo contamos, quizá te ayude a formarte una opinión más sólida y fijo que te vas a sorprender. ¿Nos acompañas?

Emilia, una fashion victim del siglo XIX

Sabes de sobra que Emilia Pardo Bazán es una figura universal de la literatura, pero lo que igual no sabes es que era una auténtica experta moda, y así lo reflejó en su obra… pero también en su vida. La utilizó como recurso narrativo, para transmitir la psique de sus personajes (sobretodo los femeninos): la moda reflejaba el ascenso social, la seducción y hasta la opresión (las mujeres de clase baja, por ejemplo, al verse sometidas a tradiciones y lutos rigurosos). En sus obras, costureras y modistas comparten líneas con mujeres burguesas e independientes.

En el Libro «Emilia Pardo Bazán y la Moda», de la historiadora gallega Blanca Paula Rodríguez Garabatos, encontramos un análisis de los códigos de vestimenta presentes en su obra.

Feminismo y moda

Se mantuvo al tanto de todas las novedades de la moda parisina, incorporándolas en muchas ocasiones a su vestuario. Además, escribió crónicas de moda para periódicos y revistas internacionales. Cubrió como periodista las exposiciones universales de 1889 y 1900, donde describió con asombro los avances de la incipiente industria de la moda y los creativos diseños de la Belle Epoque.

Su preocupación por la moda está presente a lo largo de toda su correspondencia personal. Solía enviar dibujos de vestidos con los que se habría cruzado en sus viajes a amigas y modistas, además de muestras de tejido y patrones.

Feminismo y moda: Emilia Pardo Bazán
Desayunos extra fuertes con nuestra taza de Emilia Pardo Bazán.

Emilia era coqueta y súper inteligente, y aplicaba esa inteligencia a su modo de vestir. Personalmente se había creado un estilo personal muy reconocible. Moños altos y rizados para estilizar su figura, abanicos y sombreros para destacar y una predilección por el color verde ajenjo y morado. ¡Qué podíamos esperar de una feminista comprometida, más que le gustara el morado tanto como a nosotras! Su posición frente al corsé fue ambigua, aunque sí advirtió de la influencia de la moda masculina sobre la femenina buscando la comodidad, ¿Qué hubiera dicho Coco Chanel sobre esto? Nadie como ella para hablarnos de feminismo y moda.

Feminismo y moda: Coco Chanel y la nueva elegancia

Las aportaciones a la moda de Coco Chanel son incalculables. Su visión de la «nueva mujer» del siglo XX tienen un marcado sello feminista. Si por algo es conocida Coco es por poner el punto final a la época del corsé. Hablamos de la Primera Guerra Mundial, momento en el que las mujeres se incorporaron masivamente al trabajo. Por lo que la francesa entendía que todo aquel elemento que limitase el movimiento, debía ser desterrado. Nace así un nuevo concepto de elegancia basado en el «menos es más».

Tras eliminar el corsé llegaron los pantalones. ¿Pantalones femeninos? esto supuso todo un terremoto en la industria. Promoviendo una mujer activa, estaba defendiendo un concepto de mujer más libre, como ella, frente al estereotipo de la mujer ociosa de décadas pasadas. Los pantalones pasaron a ser cosa de mujeres, cómo hace siglos le sucedió a otras prendas.

Feminismo y moda: Coco Chanel
Que nadie corte tus alas. ¿Ya tienes agenda para el nuevo curso? ¿Qué tal la de Coco?

Pero no se quedó ahí, estaba decidida a reescribir las normas de vestimenta: es la responsable del color negro como símbolo de elegancia y, siguiendo su concepción de la mujer activa, empezó a tomar el sol para broncearse e incorporó prendas con referencias náuticas a su vestuario. Esa fue la primera vez que se tomaba una estética propia de la clase trabajadora y se transformaba en tendencia.

Introdujo la tela tweed, propio de las caballerizas en los trajes y puso de moda el corte Garçon. Recordemos su famosa frase: «cuando una mujer se corta el pelo … está a punto de cambiar su vida«. Pero quizás la herencia más viva de Coco Channel sea el Little Black Dress. Ese salvavidas que permite terminar la jornada laboral y continuar tus actividades sin necesidad de cambio de ropa.

Virginia Woolf y la moda

«Tengo que acordarme de escribir sobre mi ropa la próxima vez que sienta el impulso de escribir. Mi amor por la ropa me interesa profundamente: solo que no es amor; y tengo que descubrir qué es». Así describía Virginia su relación con la moda. Ella tenía un estilo propio, definido por muchas personas como extravagante, aunque a ella le gustaba pensar lo contrario. Prefería colores pasteles, pero siempre vestía unas medias de lana naranjas.

Feminismo y moda: Virginia Woolf
Camina siempre por tu propia senda, como hizo la gran Virginia Woolf.

Su interés por la moda era real, tanto que formó parte de las iniciativas del Grupo de Bloomsbury, como el taller de diseño Omega Workshops. A ellos se rindió tributo en la Met Gala del 2020 bajo la temática About Time: Fashion and Duration. Otra vez, feminismo y moda bien unidos.

Su visión de la moda quedo reflejada en su novela Orlando (1928), donde escribió: “La ropa tiene funciones más importantes que, simplemente, para mantenernos calientes. Cambian nuestra visión del mundo y la visión que el mundo tiene de nosotros”. Tanto es así que Virginia llegó a escribir en múltiples ocasiones para la revista Vogue.

¡Vaya! La gran Virginia Woolf escribiendo para Vogue. Estas grandes mujeres nunca dejan de sorprendernos, y nosotras encantadas de aprender algo nuevo de ellas. ¿Qué os ha parecido el post, animosas? ¿Ya tenéis vuestra opinión sobre feminismo y moda? Para nosotras está claro: usa la moda para expresarte, viste como te dé la gana. Rechaza etiquetas, que no te limite una profesión o una prenda. Si te hace sentir bien, entonces es para ti, sino, haz cómo Emilia Pardo Bazán y sus tacones, ¡deshazte de ellos!

Advertisements

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *