Advertisements

Los 10 regalos de Reyes de los 80 que te transportarán a tu infancia

Si fuiste un niño en la década de los 80 del siglo XX, seguro que este post te trae muy buenos recuerdos. Porque nos acordamos mucho de mirar los catálogos de El Corte Inglés para escribir la carta a los Reyes, o de leer la revista Micromanía si eras un poco gamer para conocer las novedades en juegos de ordenador. Nos gustaban mucho las jugueterías de barrio y los reyes nos compraban los regalos en el grupo IFA o en Galerías Preciados. También se podían hacer un tour por las jugueterías de barrio o directamente iban a Alcampo, a Simago o a la Cadena Q. Sabían que nuestros juguetes favoritos estaban ahí seguro.

Y no podemos olvidar nuestro ritual de cada año: íbamos a echar la carta al buzón de los Pajes, después pasábamos por la cabalgata a recibir a los Reyes Magos (pero sobre todo íbamos por los caramelos, que nos encantaban), por la noche poníamos debajo del Belén o del árbol de Navidad (que empezó a ponerse de moda en España en los 80) unos zapatos o zapatillas y algo de comida y nos íbamos a dormir. Al día siguiente nos llevábamos una gran sorpresa al ver nuestros regalos junto a los zapatos y los abríamos con mucha ilusión.

Si te sientes identificado con esto, presta mucha atención a nuestra selección de 10 regalos de reyes muy típicos de los 80. Porque si fuiste un niño en esta década tan maravillosa, estamos seguros de que tuviste el 80% de los regalos de esta lista o, al menos, los pediste en tu carta.

El Gusyluz

Uno de los regalos que más popularidad tuvo en los años 80 fue el Gusyluz de Moltó. Era un muñeco con la apariencia de un gusano muy simpático que se iluminaba si le abrazabas gracias a que en la cabeza tenía una pila que lo hacía posible. Era de colores claros, aunque casi siempre te lo encontrabas de color verde o azul.

Básicamente era una luz de noche quitamiedos en forma de peluche con la que todo niño de los 80 dormía. De hecho, se hizo tan popular que todos los niños de esa década teníamos uno. Y es que con esa cara tan alegre y de perezoso que tenía, cómo no íbamos a disfrutar con él. Y no sé si os acordáis, pero como el gusyluz era un muñeco para quitarse el miedo por las noches, mucha gente le llamaba espantacacos.

Si buscas por internet seguramente encuentres que el gusyluz es del año 88, del 86… pero ya te decimos nosotros que eso no es así. El gusyluz apareció por primera vez en 1982 bajo el nombre de la marca Playskool, Gloworm. Un dato curioso, de hecho, es que el nombre viene de la palabra inglesa Glowworm, que significa luciérnaga. Y poco a poco con los años la gente lo empezó a llamar Gusyluz.

Hoy en día ha vuelto a aparecer, pero son de Batman y Superman (ver foto), y también sirve como luz quitamiedos para los niños de ahora. En Curiosite no tenemos gusyluz, pero puedes ver nuestras luces quitamiedos, muy originales también.

Te dejamos un anuncio de los 80 del gusyluz para que lo recuerdes 🙂

El Walkman

Si fuiste niño en los 80, seguro que en tu carta a los Reyes estaba el walkman. Fueras niño, adulto o adolescente, seguro que lo querías o lo tenías, porque el walkman fue, de verdad, una auténtica revolución. ¿Te acuerdas de cómo lo promocionaron? Te dejamos el cartel.

El walkman fue conocido por todos en 1979 de la mano de Sony. Y su invención es un mito total, porque no fue la famosa marca de electrónica quien lo inventó, sino el inventor alemán-brasileño Andreas Pavel, quien lo trató de comercializar en 1972 sin éxito. Y como no lo consiguió, después de algunos intentos, le vendió la idea a Sony, que consiguió hacerlo muy muy famoso. Tanto, que terminó siendo un símbolo de la década de los 80.

Te dejamos una foto del walkman para que te entre un poquito de nostalgia.

Los Airgam Boys

Cualquiera que fuera un niño en los 80 recordará a los Airgam Boys. Y, bueno, cualquiera que lo fuera en los 70, también. Porque estos muñecos fueron muy populares en ambas décadas. Y, aunque empezaron a fabricarse en 1976, se dejaron de comercializar en 1987.

Todo niño de principios de los 80 ha incluido estos muñecos en su carta a los Reyes Magos. Y su historia es bastante interesante. Resulta que se empezaron a fabricar y comercializar por la compañía de juguetes Airgam S.A. cuyo dueño era José Magriá Deulofeu. Si coges su primer apellido Magriá y le das la vuelta, tendrás el nombre de los muñecos: Airgam. ¿A que no te habías dado cuenta?

Además, estos muñecos tenían todo tipo de formas, y en los 80 se popularizaron mucho los romanos, los futbolistas y la de Drácula, Batman o Superman. Estos muñequitos superaron con creces a los Playmobil porque eran más grandes y estaban mucho mejor articulados que los de entonces. Aunque, como se vio esa misma década, Playmobil terminó por superar a los Airgam Boys, y Airgam cerró su marca en 1987. En 2003 la empresa New Toys S.A. trató de relanzarlos sin éxito, ya era demasiado tarde porque Playmobil ya tenía mucha presencia en el mercado.

El Blandi Blub

El Blandi Blub fue comercializado por Mattel en 1976 y al principio se llamaba Slime. Y aunque saliera al mercado en los años 70, se hizo muy popular en los 80.
Era una especie de masa verde que podías moldear (aunque siempre volvía a su estado inicial) y que se pegaba en cualquier lado. La verdad es que era bastante asquerosa y a nuestros padres no les gustaba nada.

Lo que más recordamos era cómo nos gustaba manosearlo, estirarlo y lanzarlo contra la pared. De ahí que a nuestros padres no les gustara, porque dejaba unas manchas en la pared casi imposibles de quitar. También lo usaban mucho los chicos para asustar a las chicas en clase. Iban detrás de ellas con el Blandi Blub para asquearlas. Y tenías que tener cuidado con él, porque como te descuidaras se te podía quedar duro y lo tenías que tirar. ¡Qué recuerdos!

El Hundir la Flota

Aunque el Hundir la Flota era un juego popular desde 1930 (se jugaba en papel), no fue hasta los años 80 cuando la empresa MB sacó su juego de mesa. En estos años se hizo muy popular y todos los niños lo tenían.

Y la historia de este juego es muy interesante, porque nació en la Primera Guerra Mundial. Como ya hemos dicho, se jugaba con papel desde 1930. Era el entretenimiento de los soldados y la gente de aquella época. Cogían un papel, dibujaban una matriz de 10×10 cuadrados que identificaban por coordenadas. Ahí se situaban los barcos. El contrincante tenía que adivinar en qué coordenadas estaban los barcos del otro para hundirlos y ganar. Con esto pretendían simular las batallas navales de la guerra.

Los cubos de Rubik

Los cubos de Rubik se empezaron a comercializar en 1977, aunque fueron el juguete más popular de los años 80. Se le conoce como el juguete más vendido del mundo. Y es que todo niño de los 80 ha jugado y tenido un cubo de Rubik.

Y su nacimiento es muy curioso, porque no fue creado como un juguete, sino por un profesor , arquitecto y escultor húngaro (Erno Rubik) para explicar a sus alumnos conceptos de geometría. Y decidió comercializarlo y patentarlo en 1976. Fue uno de los juegos más vendidos y populares en la década de los 80 y a día de hoy se sigue vendiendo y jugando. Es uno de los juegos de destreza mental más populares del mundo. Si eres muy fan del cubo de rubik, te invitamos a que veas este cubo de rubik tan original que tenemos.

Las barriguitas de Famosa

Uno de los juguetes más populares de los 80 entre las niñas fueron las barriguitas de Famosa. Eran unas muñecas de bebés que medían unos 12 centímetros y tenían vestidos y pañales. Y nacieron en los años 70, aunque las últimas fueron muy populares en los 80. Todas las niñas tenían una.

Juegos de mesa como el Pictionary

Todos los que crecimos en los 80 recordamos en juego del Pictionary. Se comercializó en los 80 por la marca Parker y consistía en adivinar una palabra (la que te tocaba en la tarjeta) a través de un dibujo, y aunque también fue muy vendido en los años 90, se popularizó y nació en los años 80. De hecho, hoy en día, todavía seguimos jugando al Pictionary.

Los Pinypon

Seguro que este anuncio te ha trasladado automáticamente a tu infancia. Porque si fuiste una niña en los 80, seguro que tuviste a los PinyPon. Se comercializaron por la marca Famosa, igual que las barriguitas. Eran unos muñecos de plástico duro muy pequeños a los que podías cambiar el pelo y la ropa entre sí. Al principio venían en una casa, aunque después sacaron también la granja (pero ya en los 90). Nos lo pasábamos en grande con ellos.

Los Casiotone

Estos sintetizadores de Casio eran muy populares entre los niños y adolescentes de los 80. Porque nos encantaba sentirnos como auténticos músicos y profesionales pianistas (aunque hiciéramos cómo que tocábamos el teclado pulsando el botón de la demo y los Ritmos 1, 2 y 3). Nos encantaba grabarlas y creábamos todo tipo de melodías.
Si te ha encantado esta selección (que seguro que sí), seguro que viajas mucho más al pasado viendo nuestra selección de regalos para amantes de lo retro, con cosas muy de los 80 (aunque también encontrarás alguna cosita de los 70). Y no solo de tu niñez, sino también de tu adolescencia.

Advertisements

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *