Advertisements

12 MUJERES EN LA CIENCIA

El próximo 11 de febrero se celebra el Día de la Mujer en la Ciencia y en Animosa queremos recordar a algunas de las mujeres cuyas aportaciones a la ciencia no han obtenido su merecido reconocimiento. Sabiendo que la falta de referentes es uno de los motivos por los que las mujeres que escogen carreras científicas siguen siendo minoría. En este post recordaremos el trabajo de 12 mujeres en la ciencia más allá de Marie Curie.

1. Eunice Newton y el efecto invernadero

La primera persona que llego a la conclusión de que los altos niveles de CO2 en la atmósfera podía estar detrás del aumento de la temperatura de la Tierra fue Eunice Newton, una mujer. Aunque durante años fue el irlandés, John Tyndall, el que fue reconocido como descubridor. 150 años después sabemos que esta científica sufragista se adelanto a todos desde su pequeño laboratorio casero. Animosa le rindió su merecido homenaje en nuestra Colección Strong Woman con el vestido Eunice.

vestido_animosa_eunice

2. Rosalind Franklin y el ADN

Nuestro segundo puesto es para otra mujer olvidada. ¡Nos tememos que habrá más en esta lista! Se trata de Rosalind Franklin, quién descubrió con solo 30 años la estructura hélice del adn, mientras la comunidad científica y sus propios compañeros de departamento la aislaban y ridiculizaban. Años después, Rosalind moría de cáncer perdiéndose la oportunidad de darle a esta genia su merecido homenaje. Quienes sí fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina en 1962 fueron Watson, Crick y Wilkins por su investigación sobre el ADN a partir del descubrimiento de nuestra protagonista.

3. Katherine Johnson, la mujer calculadora

En pleno apogeo de la carrera espacial tras la II Guerra Mundial muchas mujeres de color fueron contratadas como calculadoras humanas por la NASA. Quizás su historia te suene de la película hecha en su honor, «Figuras ocultas». De entre ellas destacaba Katherine Johnson, primera mujer afroamericana en ir a la Universidad de Virginia Occidental a estudiar un doctorado. Sus cálculos hicieron posible la vuelta de la tripulación del Apolo 13 y llevaron durante su larga carrera en la NASA a la vanguardia del uso de la computación.

camiseta Animosa Mujeres en la ciencia

4. Ada Lovelace y la programación

La hija de la sufragista y matemática Annabella y del poeta romántico Byron no podía hacer otra cosa que superar a sus padres, y así lo hizo al haber pasado a la historia como la «madre de la programación». Sus padres se preocuparon por proporcionarle una infancia llena de estímulos que saciara su apetito intelectual, lo que acabó provocando, para nuestro bien, que Ada formulara por primera vez en la historia un algoritmo. El cual posteriormente introdujo en una arcaica maquina calculadora, dando lugar al primer programa informático en 1843.

5. Hedy Lamarr, la inventora

La actriz austriaca que triunfó en el Hollywood de los años 40, por su atrevimiento al grabar la primera escena de un orgasmo femenino, se merece un lugar de privilegio junto a Ada Lovelace, por ser la responsable de que hoy en día contemos con tecnologías como el GPS, el bluetooth o el Wi-Fi. A pesar de no contar con formación técnica, ¡ojo al dato!

Tras escapar de un marido opresor, Hedy logró llegar a Estados Unidos gracias a un contrato con la Metro-Goldwyn-Mayer para terminar trabajando para los Estados Unidos durante la II Guerra Mundial. Su brillante mente nos inspiro para diseñar un vestido y sudadera que forman parte de nuestra última colección.

6. Helen O’Connell, la uróloga que descubrió el clítoris

Helen fue la primera mujer en describir la anatomía completa del clítoris en 1998. Sí, has leído bien, hace solo 25 años que conocemos las dimensiones de este órgano. Siempre ha estado ahí, pero la presencia masiva de hombres en la medicina y la necesidad de encontrarle una función reproductiva a este órgano, hizo que cualquier investigación sobre él no llegara a buen puerto. Fue necesario esperar hasta los años 90 para que una mujer contemplase la idea de que el clítoris era un órgano destinado exclusivamente al placer. Su descubrimiento es de vital importancia para desterrar ideas infundadas desde los tiempos de Freud sobre el orgasmo femenino.

7. Sara García Alonso, mujer astronauta

El pasado mes de noviembre conocíamos una noticia que nos hacía sentir muy orgullosas, Sara García Alonso, una leonesa de 33 años era astronauta suplente. Una mujer científica especializada en biotecnología, con una carrera enfocada en la lucha contra el cáncer. Ese podría ser uno de sus objetivos, llegar a viajar al espacio para investigar posibles curas contra esta enfermedad en gravedad cero.

8. Wang Zhenyi y los eclipses

Sin abandonar el espacio nos encontramos con Wang Zhenyi, la gran erudita china del siglo XVIII que no sólo fue astrónoma sino también una gran poetisa. Su amor por los astros la llevaron a componer famosos poemas aún populares en china, así como teorías astronómicas. En el techo de su habitación tenía colgada una maqueta del sol y las estrellas que ella misma fabrico, lo que le debió servir de inspiración para calcular con exactitud los equinoccios o formular la teoría que relacionaba a la luna y el sol con los eclipses. En 1994 la Unión Astronómica Internacional nombró en su honor un cráter de Venus. Hipatia de Alejandría estaría orgullosa de ti, Wang.

9. Jane Goodall, primatóloga

Jane es lo que podríamos llamar una investigadora con alma y coraje, por la valentía de introducirse en la selva del Congo para contactar con sus queridos chimpancés, y por reconocer en ellos emociones y sensaciones que los acerca a nosotras. Su investigación sobre los sentimientos en los simios consiguió que se prohibiese su uso en experimentos, además de demostrar que el ser humano no era la única especie que utiliza herramientas. Jane Goodall sigue trabajando a día de hoy en el instituto que lleva su nombre acogiendo a chimpancés huérfanos, víctimas de la deforestación. En Animosa tenemos toda una línea dedicada a las mujeres que, como ella, han contribuido a crear un plantea más habitable.

10. Mary Anning y los fósiles

Si visitas el Museo de Historia Natural de Londres podrás ver cómo los pasillos del edificio están coronados de fósiles. Estás son las primeras evidencias de la existencia de los dinosaurios y fueron descubiertos por la joven Mary Anning. A pesar de ser una mujer de clase alta con formación académica, su teoría de la existencia de animales gigantescos con largos colmillos y garras, fue demasiado rompedor para una comunidad científica machista que se burló de su atrevimiento. Pero esto no frenó a Mary que siguió recopilando fósiles el resto de sus días. Quien sí tuvo en cuenta su trabajo fue Darwin al escribir la «Teoría de la evolución«, ¡aunque la historia no los haya tratado por igual!

11. Margarita Salas y la biología molecular

Margarita es considerada una de las científicas españolas más influyente de la historia, por haber descubierto entre otros muchas cosas la existencia de la proteína phi 29. Margarita llegó a publicar casi 400 trabajos científicos, lo que la llevaría a obtener el Premio Principe de Asturias de ciencia y tecnología. Esta gran admiradora de Simone de Behaviour, combinó su carrera de investigación con la reivindicación de inversión pública en la ciencia.

12. Ángeles Alvariño y los océanos

Ángeles Alvariño es la ferrolana a la que le debemos el descubrimiento de la existencia de hasta 20 especies marinas. Fue la primera mujer en trabajar en el Instituto Español de Oceanografía y es es la única científica española que aparece en la “Encyclopedia of World Scientists”, obra en la que se citan a los 1000 científicos más importantes de todos los tiempos. Con una gallega como ella, acabamos nuestra lista de mujeres científicas.

Cuéntanos, ¿has conocido la aportación a la ciencia de alguna mujer que no conocías? o por el contrario, ¿echas en falta algún nombre en esta lista?

Advertisements

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *