Advertisements

Eso lo inventó una mujer

Hoy, 9 de noviembre, es el Día Internacional de la Inventora. Y lo decimos en femenino cargadas de razón, ya que se conmemora en honor a la actriz austriaca Hedy Lamarr, creadora de la primera versión del espectro ensanchado que permitiría las comunicaciones inalámbricas de largas distancias, la base de herramientas como el WiFi o el Bluetooth. Deja que te presentemos hoy 8 innovaciones más, para que en tus próximas quedadas puedas decir bien alto: ¡hey, eso lo inventó una mujer!

¿Has visto nuestra sudadera inspirada en Hedy Lamarr?

1. La superfibra Kevlar

Una fibra de polímero cinco veces más fuerte que el acero. Se usa en todo el mundo para fabricar chalecos antibalas, cables de fibra óptica, partes de aviones, cascos, submarinos, tecnología espacial, frenos de automóviles… Además de salvar vidas, genera cientos de millones de dólares en todo el planeta. Y eso lo inventó una mujer: la química Stephanie Kwolek.

2. Cirugía láser para las cataratas

Una operación que hoy es tan común y sencilla, fue inventada en 1986 por Patricia Bath. Concretamente, desarrolló la sonda Laserphaco, que es la que permite disolver la catarata sin dolor y rápidamente, después se coloca la lente que mejora la visión.

Eso lo inventó una mujer
Fuente de la imagen: https://mujeresconciencia.com/2020/11/25/patricia-bath-de-harlem-a-la-academia/

3. El periscopio submarino

Eso lo inventó una mujer: Sarah Matter, y es clave en la historia de la navegación. Se sabe poco o nada de ella (para que veas la falta de reconocimiento y las dificultades de las mujeres en este campo). Como muestra un ejemplo: hasta 2011 a las mujeres estadounidenses no se les permitió servir en los submarinos, a pesar de que le debemos a una de ellas el moderno desarrollo de los mismos.

4. ¡Eso lo inventó una mujer!

Lillian Moller Gilbreth es conocida como la ‘Madre de la gestión industrial’, fue la primera mujer en conseguir un doctorado y de las primeras psicólogas industriales. Se ‘especializó’ en mejorar algunos inventos existentes con pequeños ajustes. Por ejemplo, diseñó los estantes para nevera, optimizó los abrelatas y puso un pedal en las papeleras.

5. El pañal deshechable

Marion Donovan (arquitecta de la Universidad de Yale) diseñó una cubierta de pañal impermeable, usando tela de nylon de un paracaídas. A partir de ahí, perfeccionó la fórmula con materiales aislantes que permitían que la piel del bebé respirara, e incluyó unos botones (en vez de imperdibles). Cuando murió, The New York Times escribió que Marion había ayudado a encabezar una revolución industrial y doméstica.

Marion Donovan inventó el pañal e inició una revolución doméstica.

Además de los pañales, patentó otras 20 cosas, entre ellas la jabonera que escurre el jabón y el hilo dental.

6. El test de Apgar

¿Mamás en la sala? Es el examen rápido que se realiza al primer y quinto minuto después del nacimiento del bebé. Es capaz de predecir su supervivencia y evolución neurológica. Se lo debemos a Virginia Apgar, una médica estadounidense especialista en anestesia y pediatría, obsesionada en reducir la mortalidad infantil.

7. El monopoly lo inventó una mujer

En 1904, Elisabeth Magie (escenógrafa, escritora, actriz y estudiante de ingeniería) trató de alertar a la gente, de una forma lúdica, de los peligros de los grandes monopolios en un mundo que se dirigía hacia el capitalismo. Llamó al juego ‘The Landlord’s Game’. En la década de los 30, un vendedor modificó su aspecto, le dio la vuelta (ganaba quien tenía más dinero, hoteles y casas) y lo bautizó con el nombre de Monopoly. Adivina quién se llevó el éxito.

Eso lo inventó una mujer

8. El libro electrónico lo inventó una mujer

Una representante española para nuestro top 8: Ángela Ruiz Robles. Una maestra de León que desarrolló una enciclopedia mecánica cuyo objetivo era transmitir conocimientos de una forma más interactiva. El libro contaba con pulsadores, bobinas, luces… que contribuían al aprendizaje del alumnado. Fue la precursora, en 1954, de algo que ni tan siquiera podía llegar a imaginar: el libro electrónico.

¿Más curiosidades? El lavavajillas, el limpiaparabrisas, el líquido corrector (el ‘tipp-ex’, vamos), la jeringa que puede usarse con una sola mano, el champán moderno, el filtro de café, la sierra circular, la señalización marítima con bengalas, los cristales anti reflectantes, el envasado al vacío…

El panorama ha mejorado, pero solo el 20% de las de las patentes han sido otorgadas a mujeres. Según un informe del Institute for Women’s Policy Research sobre la igualdad en la innovación, la paridad de registros se alcanzaría en 2090. ¿Cómo lo ves?

Advertisements

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *